Simon bolivar y los extraterrestres

Antiguo 29-Jun-2017, 18:23
Avatar de Ricardok  
Ubicación: AL INFINITO YMAS ALLA
Sexo: Hombre
Mensajes: 405
Me Gusta recibidos: 524 (?)

Muy extraño ha de parecerles a nuestros lectores, que yo diga que el Libertador tuvo contactos con los extraterrestres y que recibió información de ellos. Me baso, para ello, en investigaciones históricas muy importantes de Don Luis Beltrán Reyes, bastante bien documentadas y por lo tanto dignas de crédito. En ninguna parte, en los escritos que yo conozco de este autor, dice él que los tres hombres extraños que misteriosamente se entrevistan con el Libertador fueran extraterrestres, pero las características de estos sujetos, que él bosqueja, son suficientes para sostener, como lo hago ahora, que lo eran, y por cierto sin lugar a duda. En el curso de sus famosas campañas Bolívar solía entrevistarse con tres hombres misteriosos, enigmáticos, muy extraños en su aspecto y los cuales nadie sabía de dónde venían, ni cuándo se marchaban, ni cómo. Según la descripción de Luis Beltrán Reyes, estos tres hombres eran altos y de modales distinguidos. Vestían uniformes con casaca blanca y puños dorados, con la circunstancia extraordinaria de que llevaban en el pecho abundantes espigas de oro, que expedían una extraña luz. Usaban además botas a lo Wellington, pero lo más extraño es que no se escuchaban sus pasos cuando caminaban. Por otra parte, algunos testigos indican que tenían ciertos poderes mágicos, entre los cuales estaba el de hacerse invisible cuando así lo juzgaban necesario.




SEGUÍAN AL LIBERTADOR



Estos tres hombres extraños y misteriosos seguían prácticamente al Libertador en todas partes y se entrevistaban con él, sobre todo cuando se presentaban condiciones críticas en las contiendas militares o se libraban batallas de gran importancia para el éxito de las tropas independentistas. Claro está que estas entrevistas estaban lejos de ser conocidas por la generalidad de los combatientes: tenían efectos con muchos secretos, con gran reserva; no obstante, el hecho de su realización se filtraba en los medios frecuentados por muy altos oficiales, y éstos comenzaron a preguntarse qué papel desempeñaban estas enigmáticas personas en todo aquello. Esta intromisión, llamémosla así, de estos tres sujetos extraños e incógnitos, alentada por el Libertador. Se fue haciendo cada día más notable, y los oficiales y servidores más allegados a Bolívar se sintieron cada vez más preocupados, por cuanto se pensaba con razón que a ellos se les ponía al tanto de la marcha de los acontecimientos de la revolución emancipadora, poniendo en peligro, por la presunta revelación de ciertos secretos militares, el esperado triunfo de las fuerzas republicanas. Más en rigor era todo lo contrario, porque eran los extraterrestres los que seguramente ilustraban al Libertador sobre la verdadera marcha de los acontecimientos. A la vez que cerca de la mejor manera de contrarrestar la acción bélica de los realistas y obtener, tan pronto como fuera posible, el triunfo definitivo. Por supuesto, lo que se ventilaba entre los extraterrestres y el Libertador era secreto tope, del que no estaban al tanto sino muy contadas personas, de las cuales la mayor parte era indirecta.




GRAN PREOCUPACION OFICIAL


Día a día, con la presencia de estos tres sujetos incógnitos y misteriosos, los más altos oficiales allegados a Bolívar, así como también algunos amigos íntimos suyos, se sentían más y más preocupados, pensando que el asunto podría traer muy malas consecuencias parea las fuerzas patriotas. Es así como Santander se siente tan preocupado por este asunto que no vacila en dirigirle una carta al Libertador sobre el caso, concebida en los términos siguientes: “Para mi nada es tan penoso como contrariar sus pensamientos; pero vea, mi General, que soy un hombre sincero y honrado. Además, supongo que su Excelencia hará buen uso de sus nuevos amigos, por el poder que ellos manifiestan tener. Le repito, mi General que nadie los conoce ni cuáles son sus verdaderas bondades e intenciones…” Por su parte, uno de los más íntimos amigos de Bolívar, Don Pepe París, tres años después de la muerte del Libertador, escribía a un amigo suyo de Santa Marta lo siguiente: “Creo que eran consejeros del Libertador. Por mi parte, me alegraba mucho, pues sabe usted cuánto amaba a Bolívar y me dolía verlo rodeado de ingratos y enemigos…” Por todo esto se ve que también algunos allegados al Libertador se inclinaban a pensar que los tres personajes incógnitos con quienes se reunían pudieran tener una influencia nefasta para la marcha de la Revolución de Independencia. No obstante, nunca se observó que hubiera habido una influencia negativa en los asuntos de la Revolución de las grandes contiendas armadas.

Ante de la batalla campal de Carabobo, por ejemplo, Bolívar se reunió en Tinaquillo con los tres misteriosos personajes, y como es notorio, esta grandiosa acción de armas (en que participó prácticamente todo el pueblo venezolano, por que tomaron parte en ella adolescentes, hombres jóvenes, y viejos, mujeres de diferentes edades y hasta enfermos), fue decisiva para el triunfo definitivo de las fuerzas republicanas de modo que puede decirse lógicamente que la influencia que tuvieron en ella los tres incógnitos personajes fue evidentemente positiva.

ERAN EXTRATERRESTRES



El hecho de que las espigas de oro que llevaban en el pecho de sus trajes, expidieran una luz extraña, la característica de que cuando caminaban no se sintieran sus pasos; la no menos importante de que disponían de ciertos poderes mágicos, al punto que se hacían “invisibles” cuando así lo requerían las circunstancias y otros detalles por el estilo, revelan a las claras que estos sujetos enigmáticos pudieran ser extraterrestres. Por otra parte, el mismo Santander confirma esta característica cuando habla en su carta “del poder que ellos manifiestan tener…” Además Manuelita Sáenz confirmó, años más tardes, muerto ya el Libertador, estas significativas características, al responder a preguntas que a este respecto le hicieron eminentes personalidades que fueron a visitarla en Paita.






COMENTARIOS

No pocos de los grandes hombres que han cambiado favorablemente el curso de la Historia han tenido esta protección de los dioses. Bolívar, empeñado en la realización de la epopeya más brillante de todos los tiempos, no podía ser la excepción. Esto nos regocija, nos estimula, y nos indica al mismo tiempo que nuestro pueblo no está solo. Contamos, sin duda alguna, además del amparo de que disfrutan todos de la Providencia Suprema, con la diligente ¡protección de los dioses!

Fuente: Revista Kabala Nº 56 - Junio 1981

Biografía del autor



A continuación, desarrollaremos la biografía ampliada de este eminente hijo de Venezuela como lo es Francisco Aniceto Lugo: Apareció en este Mundo a finales del siglo XIX, durante la primavera de un 17 de Abril (cuarto mes del año, al igual que uno de sus números, el “cuatro”) del ya lejano 1.894 (año cuya suma también es “cuatro”), en lo que es hoy el Estado Delta Amacuro, en la ciudad San José de Amacuro, pueblito humilde como su Estado, del cual fue su capital desde 1.901 hasta 1.905; en esta fecha tuvo que ser abandonada debido a un brote de malaria y desbordes del mar (extraño y misterioso destino el de San José de Amacuro, semejante al de su destacado y singular representante, Lugo). La capital fue mudada en ese 1.905 a Tucupita.

Es importante acotar que la sumatoria de su fecha de su natalicio, 17–04–1.894, equivale también al número del hombre sabio, el “siete” (1+7+4+1+8+9+4=34=3+4=7).

Su padre fue el Coronel Francisco Albornoz y su madre Carmen Lugo. Fue el primogénito entre ocho hermanos. Coincide con su signo Aries y con su nombre Francisco en el sentido de que le agrada la libertad, y en que gusta de las ideas frescas e innovadoras (precisamente, él fue un pionero en su campo, el mundo de las letras). Si el ariano es idealista –rasgo que mostró a cabalidad Aniceto– se mantendrá firme en sus posiciones. En el apartado concerniente a su aprendizaje, Lugo es la viva encarnación del autodidactismo: Él mismo se enseñó a leer y él solo se instruyó en lo respectivo a los principios elementales y secundarios. Y esta costumbre la practicó a lo largo y ancho de su vida, tal como veremos más adelante, con sus estudios universitarios.

Continuando con el campo de su formación, inició sus estudios en la escuela de la Profesora Renaud, prosiguiendo su bachillerato en el Colegio Luis Aristeguieta Grillet (Ciudad Bolívar). En 1.910, en plena juventud, tuvo la oportunidad de ser testigo presencial del paso del cometa Halley, el cual llenaba todo el cielo según relata el propio Lugo en sus Pueblos Maestros Atlántida, Tiahuanaco y Lemuria (Editorial Diana, año 1.978). Muy posiblemente ese suceso cósmico lo empujaría a estudiar en el futuro el mundo astronómico. En este sentido, Camille Flammarion (quien también siguió la evolución cósmica del Halley, de acuerdo al intelectual venezolano) era un científico galo que puso de moda la Astronomía en los años de juventud de nuestro personaje. Por esta razón, sus compañeros de clase del Luis Aristeguieta Grillet lo apodaban Flammarion. Es muy posible que dicho europeo fuera su figura a seguir, debido a que sus ideas debieron calar profundo en el nativo del Delta Amacuro, pues aparte de mencionarlo reiteradamente, cita la obra de Camille titulada La Pluralidad de Mundos Habitados (año 1.862), escrita cuando éste ¡todavía no cumplía ni veinte años! Tal vez esto empujó a Aniceto a ser astrónomo y defensor de la hipótesis extraterrestre. Después, hizo sus pasantías, constituyéndose alumno del notable Doctor Oscar Perfetti. Así mismo, fue estudiante del Colegio Federal de Varones de la citada Ciudad Bolívar.

Hacia 1.959 sale a la luz pública su primer libro sobre ovnis y extraterrestres e, indudablemente, uno de los primeros de habla española. Titulado Los Visitantes del Espacio , recoge el famoso caso de los enanitos de Petare (año 1.954), el cual consistía en unos tres extraterrestres de baja estatura, peludos y con garras, quienes atacaron a un par de hombres que se desplazaban en una camioneta. Esta obra era tan novedosa o adelantada a su época, que como manifiesta el propio Lugo, parecía “truculenta”. El mismo maestro de J.J Benítez, Antonio Ribera (un pionero de la Ufología), toma a Los Visitantes del Espacio como fuente bibliográfica. Vale la pena recordar que este texto apareció dos años antes que el primer libro ufológico ( Objetos desconocidos en el Cielo ) del mencionado Ribera, considerado el Padre de la Ovnilogía Española. Así mismo, en sus Naves y Huellas Extraterrestres (Editorial Publicaciones Españolas, año 1.975) y en Misterios Terrestres y Extraterrestres , él se adhiere a «la teoría del extraterrestre arcaico», al abordar la intromisión alienígena en épocas antiguas. Éste último escrito es una combinación de dos libros de su autoría: Misterios y Maravillas del Mundo y la referida Naves y Huellas Extraterrestres . Se divide en dos porciones: La primera parte de la obra se titula Misterios Terrestres y aborda aspectos tales como la inteligencia de las flores; quemaduras hechas por extraterrenos; animales mitológicos; desapariciones o raptos célebres; entidades fantasmales y hasta trata sobre la Quiromancia, entre otros. La segunda sección del texto se llama Misterios Extraterrestres y se basa en las siguientes temáticas: Definiciones fundamentales de la Exobiología y la Bioastronáutica; Principios Generales de los Ovnis y sus tripulantes; casos particulares de encuentros cercanos con alienígenas y extraterrestres inmiscuyéndose en nuestros asuntos domésticos, entre otras cuestiones.


Para 1.960 hace acto de aparición su tratado El Hombre ante el Universo (Editorial Ferma, Barcelona, España), una verdadera joya literaria. En él, se encarga de desmontar una a una las principales teorías ortodoxas. Muestra los puntos débiles de los postulados teóricos como los de la Relatividad; exhibe fuertes argumentos de la infinitud tanto en tiempo como en espacio del Cosmos; da una poderosa exposición de cómo todo lo que existe en el Universo es parte integrante de lo que podríamos llamar Dios; suministra pruebas arqueológicas de que el hombre estaba ya en la Tierra hace más de 10 millones de años y defiende la tesis de su surgimiento en América; entrega una interpretación de resultados de pruebas experimentales (las cuales se realizan con microscopios) según las cuales los minerales tienen vida (muy posiblemente este dato inaudito pudo ser recogido por Juan García Atienza para explicar la escala dimensional evolutiva en su obra La Gran Manipulación Cósmica y por Salvador Freixedo para abordar las escaleras cósmicas en su Defendámonos de los Dioses ), exponiendo científicamente y con gran lucidez, por primera vez, la teoría de la gradación de la vida (según ésta la vida se encuentra desde las rocas, pasando por los vegetales, animales e incluyendo más allá del hombre, lo cual, como ya marcamos, apareció años después, también, en el par de obras españolas sobre extraterrestres, recién citadas líneas atrás); la noción relativa a que nuestros sentidos nos limitan para explicar muchos fenómenos (como por ejemplo, los paranormales) y que está en los textos de Atienza y Freixedo, está expuesta primero por Aniceto; hace un detallado razonamiento de cómo lo espiritual existe y sostiene la idea de que la evolución más preponderante está en función del campo de la mente; también nos «regala pruebas inequívocas» de la actividad extraterrestre, entre otros.

Este libro escrito por un científico de tal calibre es un auténtico recital de herejías científicas, que no obstante, recibió espléndidas críticas y reseñas (en su tiempo fue recomendado por publicaciones como “El Universal”, “La Esfera” y revistas científicas como “Aeronaves”, “Sky and Telescope”, “Urania” y “The Strolling Astronomer”). Si se desea conocer sobre el mundo de los fenómenos, El Hombre ante el Universo, es único. Uno de los mejores libros para ser leídos. En 1.976 publica otro de sus volúmenes imperdibles: Las Civilizaciones Ignoradas

Para seguir la ruta de esta extensa biografía exponemos este link para que se conozca más sobre este autor y estudioso venezolano, quien fue pionero en su tiempo en nuestras temáticas. Sus opiniones defendidas, ideas, posturas, su extensa bibliografía, su numerología en sus nombres y en su vida, y su actitud valiente al emitir hipótesis y pensamientos propios sin ningún tipo de reparos ante la rígida ciencia oficial de aquellos años.
     
Sigue en el foro:
Conspiraciones
Últimos temas creados en Comunidad:
Antiguo 30-Jun-2017, 09:56
 
Ah🤔🤔sospechosa la wea😁😁..yo creo que tambien hablaba con dios ,el spiritu santo y la palomita buena onda
Tags:

Herramientas


Respuesta


ElAfter.com 2005-2018 @ Algunos derechos reservados - Desarrollo por GRID
Top