Tecnología de extensión de vida para castigar criminales con el infierno en la Tierra

2193162860

Algunos dicen que peor castigo que la pena de muerte para un criminal sería la cadena perpetua que lo hiciera vivir el resto de su vida natural meditando sobre sus crímenes.

Ross Andersen, de la revista Aeon, explora en un artículo la posibilidad de que con la llegada de tanta tecnología para extender la vida, algunos criminales podrían ser sometidos a penas interminables.

Andersen pone como ejemplo a Hitler, que sabiendo que iba a ser capturado y en vista de lo que le ocurrió a Mussolini, prefirió suicidarse. Pero la pregunta es ¿De verdad alguien merece vivir el infierno?

Algunas compañías de biotecnología piensan que una simulación del “infierno” es posible. Incluso antes que alguien pueda vivir cientos de años, se pueden crear drogas para que el tiempo en el cerebro pase mucho más lento, como años en tan sólo minutos.

De igual forma, también se podrían crear drogas para que una persona sienta grandes cantidades de dolor sin que tenga que sufrir de ninguna verdadera tortura física, sólo estimulando las neuronas correctas. Así, esto sería un infierno de realidad virtual.

Rebecca Roache en la Universidad de Oxford lidera un equipo que está investigando cómo transformar el castigo con tecnología, bajo el razonamiento de que alguien sufra un castigo equivalente al crimen que cometió y, en vez de atenuarlo acelerándole la muerte, un castigo eterno podría servir.

Ciertamente esto aún son conjeturas e inventos de la imaginación pero ¿Te imaginas qué tal sería?

Compartir

5 COMENTARIOS

  1. es cosa que le den san pedro o ayahuasca y le provoquen un la viaje, luego cuando se le pase el efecto le den otra dosis y asi por un mes o hasta q sea seguro para el organismo (no para la mente) esas weas te hacen perder la percepcion del tiempo y te tendrian en un mal viaje eterno, la wea de puro imaginarlo me da terror D:

    • no necesariamente el individuo viviría un mal viaje. depende la psiquis de la persona.

    • No me sorprendería que dopar a los presos sea considerado una violación a los derechos humanos.

Comments are closed.