Protégete de las olas de calor

sun-stroke

Puede ser muy rico el verano, pero ahora que la temperatura está pasando los 30 grados es cuando más te tienes que preocupar por no caer ni en deshidratación ni un golpe de calor.

La deshidratación se puede presentar en distintos grados, pero significa perder líquido del cuerpo a través del sudor, mientras que el golpe de calor te da cuando tu cuerpo no puede disipar el calor acumulado (fiebre alta, irritabilidad, agresividad, alucinaciones y pérdida de conocimiento son algunos de sus síntomas).

Aunque son los niños chicos y los mayores de 65 años los más expuestos, esto no significa que tú misma no debas de cuidarte, así que aquí va una serie de consejos para prevenir:

Mucho líquido:

No esperes a tener sed para empezar a tomar agua, aumenta tu consumo de líquidos, en especial antes, durante y después del ejercicio.

Cuida tus horarios

Evita hacer ejercicio en las horas de mayor temperatura, es decir, entre las 10:00 y las 16:00 horas. Además, procura protegerte lo mejor posible del sol durante este tiempo. Si tienes planeado alguna actividad al aire libre mejor déjala para los horarios más frescos.

Ropa apropiada

De más está decir que uses ropa fresca, delgada, suelta y preferiblemente de colores claros.

Aunque quizás tú no seas tan vulnerable a estas condiciones y sean las guaguas, niños pequeños o ancianos a los que más hay que cuidar, eso no significa que tú tengas permiso para descuidarte.

¿Cómo manejas tú las olas de calor?

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR