No botes tu maquillaje, reúsalo!

SEKAyAPeikeaijeTpjBmyUOt

A toda mujer le ha pasado que muy emocionada se compra algún nuevo producto: Una base, una crema hidratante, lo que sea que prometa hacer las mil maravillas para luego darte cuenta que en verdad eso por lo que pagaste tanto dinero no le hace nada bien a tu piel.

Pues este post se trata de la solución a ese montón de frascos y envases que seguro tienes dando vuelta en tu casa sin saber qué hacer con ellos, sigue leyendo y te contamos cómo aprovechar de otra manera tanto producto:

– Crema hidratante: 

Si la crema hidratante que compraste para la cara te está causando granos o hace que pases el día aceitosa entonces es porque es demasiado pesada para tu piel. Sin embargo, puedes usarla para otras zonas no tan sensibles como la cara, como por ejemplo tus manos o  las rodillas y codos.

cuticles (1)

– El labial que te queda feo:

Hay colores que se ven preciosos en el empaque pero cuando te los pones resulta que hace que se te vean los dientes amarillos, o te ves más pálida de lo que eres o simplemente no te queda bien por la razón que sea. Para que no lo botes, considera utilizarlo como un blush en crema, en especial cuando se trata de esos tonos coral/rosa.

– Sombras rotas o que no te lucen:

Si compraste un color de sombra que no te queda bien, o peor, lo que pasó fue que se te cayó y se rompió en mil pedazos, te contamos que lo puedes convertir en un pintauñas: Lo único que hay que hacer es mezclar la sombra deshecha con un pintauñas transparente y listo.

orig (2)

orig

– Base demasiado oscura:

Una base que resultó siendo más oscura que tu tono de piel puede servir para marcar contornos: Si pones un par de puntitos de la base bajo tus pómulos y lo difuminas bien puedes lograr contornear tus facciones de una manera increíble, también puedes usarlo en la línea de la quijada o a los lados de tu nariz.

– Un corrector demasiado brillante:

El corrector que es muy claro para tu piel puede ser usado para iluminar: Aplícalo en tus pómulos, sobre las cejas o en las esquinas de tus ojos, si lo difuminas bien te dará un brillito extra.

– Acondicionador muy pesado o grasoso:

Sólo aquellas con cabello muy seco o dañado necesitan un acondicionador tan pesado, así que si el que compraste está dándole demasiado peso a tu pelo, úsalo mejor para afeitarte las piernas. Aplícalo como si fuera una crema para afeitar y verás lo suave que te deja la piel luego.

 

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR