Los gruñones piensan con más claridad

Además las personas con malhumor toman mejores decisiones y son menos crédulas!

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR