Los 4 hábitos más tóxicos en una relación

relationship-fight

Así estén pololeando desde hace unos meses o lleven años juntos, hay ciertos hábitos que se repiten por parte de ambos y que, sin que se den cuenta, pueden estar dañando su relación:

1. El llevar la cuenta:

Aquella vez en 2012 dijo o hizo equis cosa que a ti te cayó mal y, a pesar de ya haberlo discutido, todavía hoy lo sigues sacando y sigues echándole la culpa. Quizás creas que esto va a hacer que se arrepienta, pero no, lo que estás haciendo es hostigándolo. Las relaciones no son un juego en el que hay que llevar puntaje, nadie gana cuando alguno hace algo malo y el otro se lo reprocha, se chantajean a ver quién se ha equivocado más y siguen perjudicando su relación en vez de avanzar y crecer juntos.

2. Creer que el otro es psíquico o detective:

Ese jueguito de estar enojada y no decir por qué, o la típica respuesta al “qué te pasa?” con un “nada”, esperando que tu pareja resuelva el misterio, no sólo es infantil sino que también le hace daño a tu relación, donde una de las cosas más importantes debe ser siempre la comunicación: Es fácil, si te molesta algo lo dices directamente, no con indirectas o pistas para que él lo descubra, se conversa y se resuelve.

3. Amenazas:

Una cosa es establecer los límites y otra muy distinto es amenazar. No es lo mismo que digas “No me gusta cuando haces _________ porque _______” a “¿Sabes quién hacía esto también? Mi ex y por eso terminé con él”. Si vas a decir algo que te molesta, hazlo, pero cuida la manera en lo que lo dices porque importa mucho más de lo que crees, y a nadie le gusta que lo reten o lo amenacen.

4. Expresar tus celos abiertamente/Causarle celos a propósito:

Mucha gente cree que los celos son muestra de amor y de que te importa la persona, pero esto no es así tan cierto tampoco y la línea entre celos y desconfianza es muy delgada. Al ser una persona celosa no sólo demuestras que no en tu pareja, sino que además puedes hacer que el otro se sienta sofocado. Por otra parte, el causarle celos a propósito sólo para que se muestre más atento es muy contraproducente y en la mayoría de los casos no funciona como piensas que va a funcionar, sino que haces que él desconfíe de ti y te resienta.

Recuerda que el chantaje emocional no te va a ayudar a que tu relación se perfecta, sino que al contrario, la destruye lentamente.

Vía: Belelú

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR