La OMS oculta los verdaderos efectos de la Guerra en Irak

Según un reportaje publicado en el diario The Guardian con varios ex trabajadores de la Organización Mundial de la Salud como fuentes, esta organización está encubriendo las consecuencias del uso de uranio empobrecido durante la invasión a Irak.

article-1255312-01C733B30000044D-53_468x314

De acuerdo a un informe publicado por la OMS el mes pasado, las acciones de las tropas aliadas y sus bombardeos no han causado mayores consecuencias en la salud de los iraquíes, pero ex trabajadores de la organización no opinan lo mismo y afirman que el reporte de este organismo de la ONU fue escrito bajo presión política, ocultando las evidencias científicas de la catástrofe ambiental producida por la invasión militar.

“Uno de los mayores problemas de este estudio, entre otros, es que el documento ni siquiera consideró los registros médicos de los hospitales iraquíes” afirma el Dr. Keith Bavistock del Departamento de Ciencia Ambiental y quien trabajó 13 años para la OMS como experto en el impacto de la radiación. “Estos médicos reportan en sus historias clínicas mayores defectos congénitos de los que el estudio reconoce. En vez de ello, el documento se enfoca en entrevistas con madres como una base para el diagnóstico”.

article-1255312-0890C757000005DC-441_468x322

El documento en cuestión afirma que la tasa de trastornos congénitos y enfermedades infantiles en el país está dentro de los límites. Sin embargo, esto no es lo que afirman varios estudios recientes en Irak, los cuales afirman que los efectos genéticos producidos en las zonas donde soldados estadounidenses, británicos y franceses lanzaron municiones tóxicas son muy preocupantes.

Otro informe lanzado a principios de año por la organización sin fines de lucro japonesa Human Rights Now, por ejemplo, alerta de “una extraordinaria situación de defectos de nacimiento congénitos, tanto en naturaleza como en cantidad. La investigación demostró una alza significativa en estas consecuencias a la salud durante el período siguiente a la guerra” agregando que “la contaminación ambiental resultante del combate durante la Guerra de Irak podría estar jugando un papel significativo en la tasa observada de defectos de nacimiento”.

Desde 2003, cuando empezó la guerra y la ocupación a Irak, el país se llenó de basura tóxica: fósforo blanco, uranio empobrecido, residuos de bombas termobáricas y pare de contar. Como consecuencia de esto, muchas mujeres siguen dando a luz bebés con malformaciones genéticas, sufriendo abortos espontáneos y evitando incluso el tener hijos, mientras los médicos iraquíes continúan registrando casos de niños con un sólo ojo, dos cabezas, tumores múltiples, deformidades faciales y corporales y complejos problemas del sistema nervioso.

Además, se ha descubierto ya que el uranio es una genotoxina, capaz de alterar el ADN humano, y sabiendo que este fue un componente esencial de misiles disparados por las tropas, sus consecuencias en la población son más que obvias. El índice de malformaciones genéticas en Faluya, por ejemplo, es 13 veces mayor que la tasa de Europa entera.

¿Qué te parece esto?

Compartir

1 COMENTARIO

  1. El mundo se va a alzar un dia contra los estados unidos de america, y esa vuerra no la ganaran.

Comments are closed.