La leyenda del satélite Black Knight

nasa_ovni

El Satélite Black Knight o Caballero Oscuro es un satélite, o más bien la leyenda de uno, de misterioso origen que orbita en el espacio y que, a pesar de haber sido inspeccionado por astronautas de la NASA, sólo unas pocas personas en la Tierra conocen de su existencia oficial.

La leyenda del Black Knight se remonta a los años 20, cuando supuestamente empezó a enviar ondas radiales a nuestra planeta hasta que estas desaparecieron, para luego ser descubiertas de nuevo en los años 50 por el Sputnick.

En febrero de 1960 aparentemente los estadounidenses detectaron un objeto no identificado en órbita polar, cosa que ni ellos ni la Unión Soviética habían sido capaces de lograr hasta ahora, además, al parecer este era de un tamaño superior a cualquier cosa que alguno de los dos países hubiese podido fabricar en la época.

Los operadores de la NASA empezaron pronto a recibir extraños mensajes en código. Duncan Lunan, un autor de ciencia ficción y aficionado a la astronomía asegura haber podido decodificar una de las transmisiones, la cual correspondía a un mapa de las estrellas que habría sido creado desde la Tierra hacía 13 mil años y se centraba en el sistema de estrellas Bostes Epsilon.

La legitimidad de esta foto no está comprobada
La legitimidad de esta foto no está comprobada

En septiembre de ese mismo año, algunos meses después que el satélite fuera detectado por radar, una cámara de seguimiento de la Grunman Aircraft Corporation de Long Island supuestamente tomó una foto de él, de hecho, desde hacía un par de semanas que era posible verlo desde la Tierra y según los testigos, este se veía como un objeto rojo brillante moviéndose en un órbita del este al oeste.

Sin embargo, no existen rastros encontrables de esa primera foto, al menos no en Internet.

Se dice que un comité fue formado para examinar el satélite, su origen, estructura y trayectoria, pero ninguna otra información se hizo pública a partir de entonces.

Tres años más tarde, el astronauta Gordon Cooper fue enviado al espacio para una misión de 22 órbitas, en su órbita final, dice haber visto una forma verde y brillante adelante de su cápsula pero que se movía en su dirección. Según, la estación de rastro Muchea en Australia, a la cual Cooper reportó esto, también pudo ver en su radar un objeto misterioso viajando en una órbita del este al oeste.

Este suceso fue reporteado por el canal estadounidense NBC pero cuando los periodistas fueron a entrevistar a Cooper, se les prohibió y la explicación oficial fue que el suceso había ocurrido por un mal funcionamiento eléctrico en la cápsula, lo cual generó altos niveles de dióxido de carbono e hizo que el astronauta alucinara.

Lo cierto es que las evidencias del satélite Black Knight son mínimas, al menos las que están disponibles para nosotros y las teorías que lo rodean parecen más inventos de ciencia ficción que algo realmente creíble, así que por los momentos, nos toca seguir especulando.

¿Habrá existido en verdad?

 

Compartir

2 COMENTARIOS

Comments are closed.