La carta sobre igualdad de género de una activista de 12 años

Madison-Kimrey-cover-960x623

Madison Kimrey tiene 12 años, pero aún así, está bastante decidida en sus opiniones y no tiene miedo en expresarlas.

Luego que Phyllis Schafly, una conservadora política y anti-feminista declarada escribiera una columna hablando de por qué está en contra de la igualdad salarial, Madison escribió una contundente carta.

En su columna, Phyllis usa, entre varios argumentos más el de que “La diferencia salarial entre hombres y mujeres no es del todo mala, pues ayuda a promover y sostener matrimonios (…) Nadie debería sorprenderse de que la tasa de matrimonios haya caído” y así continúa hablando sobre lo mucho más exitosos que son los matrimonios cuando el hombre gana más y las consecuencias de las decisiones de las mujeres.

Ante ello, Madison quiso también dar una respuesta:

“Querida Ms. Schlafly,

Soy una adolescente que ha estado leyendo últimamente un poco sobre usted en las noticias. Al parecer usted no tiene ni la remota idea de lo que las mujeres de mi generación estamos haciendo. Lo entiendo porque frecuentemente debo lidiar con personas mayores que piensan que su generación es superior y que la mía es lo peor del mundo solo porque somos diferentes. Sin embargo, creo que desde que quiere tener los ojos de todos encima de usted, en serio le haría bien entender las cosas desde la perspectiva de una de las jóvenes que se harán cargo de este país pronto.

Estaba pensando cómo podría explicarle lo que significa el feminismo para mi generación de una forma en que no la haya pensado antes. Quería intentar trabajar a partir de algo que tengamos en común y vaya, ha sido un poco difícil encontrar algo en común entre usted y yo. Entonces, se me ocurrió: apuesto a que usa un brasier.

Hace poco leí acerca de una compañía llamada Yellowberry que emprendió una joven cuando llevó a su hermanita a comprar brasieres y no le gustó ninguno de todas las opciones. Ningún brasier le iba bien, pues sentía que las colecciones eran demasiado sexuales. Así que lanzó una línea de bra’s para que las chicas tuvieran más opciones. Por mi parte, compro en Victoria’s Secret. No porque quiera ser sexy o parecerme a una de sus modelos, compro ahí porque tienen diferentes estilos de brasieres y puedo encontrar algo que me parezca lindo y me quede bien. No sé dónde compre usted los suyos, pero apuesto a que tiene su favorito. Apuesto a que tiene uno que es cómodo y que va con casi todo. Apuesto a que lo último en lo que estaba pensando cuando compró ese brasier, era en lo que un hombre pensaría al respecto.

Bueno, tomar decisiones en nuestras vidas como jóvenes es algo así como encontrar ese brasier favorito. No a todas les queda el mismo tipo y no todas encontramos atractivo el mismo estilo. Todas merecemos tener tantas opciones como sea posible, y como mujeres no deberíamos juzgar las decisiones que toman otras mujeres. Escoger un brasier es una elección muy personal y no le incumbe a nadie más. Debemos, como mujeres, buscar formas de ampliar las opciones tanto para una misma como para las demás, al igual que Megan Grassell que lanzó Yellowberry. Igualdad no significa que todas las mujeres harán la misma elección, significa que las mujeres serán tratadas igual sin importar la elección que hagan.

Esto nos lleva a tu idea de que las mujeres no deben tener igualdad salarial porque les será más difícil encontrar un marido. Lo que estás haciendo es un atentado que limita mis opciones, y eso no me gusta. Vamos a dejar algo en claro. Cuando pienso en qué tipo de carrera quiero, es bastante parecido a comprar un brasier. Quiero encontrar algo que encaje conmigo y que me atraiga, y no estoy pensando en complacer a un hombre. Cualquier persona que quiera ser mi pareja en la vida va a respetarme de verdad, apreciarme por quien soy y honrar las decisiones que tome.

Lo que estás haciendo Ms. Schlafly, es contribuir a algo muy preocupante que veo que les sucede a algunas adolescentes que conozco. En cierto momento de sus vidas en que deberían ser libres, independientes, para explorar y prepararse para las posibilidades que tienen en el futuro, muchas de ellas están preocupadas por conseguir o mantener un novio.

Hay mujeres jóvenes de mi edad que son extremadamente inteligentes pero lo ocultan porque reciben mensajes de parte de mujeres como usted, de que si son muy listas o exitosas, los chicos no las querrán. Reciben mensajes de mujeres como usted que complacer a un hombre debería ser su objetivo número uno. Está contribuyendo a incomodar a las jóvenes cuando van a comprar brasieres porque han aprendido a analizar cada opción basadas en lo que pensarán los demás, en vez de tener la libertad y la confianza de escoger lo que es mejor para ellas.

Voy a continuar con el trabajo que empezaron mi madre y mis abuelas, el trabajo contra el que usted ha luchado tanto. Voy a trabajar para conseguir que se apruebe la Enmienda de Igualdad de Derechos mientras viva. Cuando sea un hecho, tomará algo de tiempo revertir el gran daño que mujeres como usted han causado. Va a tomar tiempo para que la sociedad evolucione una vez que las mujeres tengamos finalmente la igualdad que merecemos. Pues creo que mis hijas mirarán la historia y verán a las mujeres como tú de la misma forma en que yo veo a las mujeres que trataron de impedir que tengamos el derecho a votar. Creo que comprar un brasier será mucho más fácil para mis hijas que para las chicas de ahora.

Sinceramente,

Madison Kimrey”

Para leer la columna de Phyllis, puedes hacer click aquí.

¿Qué te parece?

Compartir

1 COMENTARIO

  1. Esa niña tiene un gran futuro por delante. Las mujeres deberian tener igualdad y los hombres deberiamos tener comprension como te vas a sentir “menos ” por que tu mujer gane lo mismo o mas, es algo que los hombre debemos mejorar y tolerar.

Comments are closed.