¿Es este el verdadero rostro de Jesús?

No se parece en nada al que conocemos hoy por hoy!

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR