El último deseo de un moribundo

Rooie Marck, un apasionado fanático del Feyenoord, fue diagnosticado de un cáncer terminal, y los doctores sólo le dieron un par de días de vida.

Compartir

1 COMENTARIO

Comments are closed.