El muñeco maldito que inspiró las películas de Chucky

Childs-play-chucky-image

Todo el mundo se acuerda de las películas de Chucky y lo aterradoras que eran, pero lo que no todos saben es que su historia se inspiró en una real.

Robert Eugene Otto o Gene, como lo llamaba su familia de cariño, era un niño a principios de 1900 cuando la nana de la familia, una esclava de Las Bahamas que supuestamente practicaba brujería, le regaló un muñeco de tamaño natural, que le gustó tanto que lo llevaba a todos lados, llegando incluso a ponerle su propio nombre: Robert.

Robert-doll.6535.large_slideshow

La historia dice que los Ottos y sus sirvientes escuchaban regularmente a Gene en su pieza, conversando consigo mismo con dos voces distintas. Más adelante, la familia de repente empezó a despertarse en mitad de la noche por los gritos del pequeño Gene, y cuando iban a verlo, lo encontraban sentado en su cama, asustado y rodeado de muebles volteados. El niño siempre le echaba la culpa a su muñeco.

Al tiempo, empezaron a aparecer algunos juguetes destrozados alrededor de la casa, todo mientras Gene seguía echándole la culpa al muñeco Robert y aunque, obviamente, sus papás no le creían, sí se cuenta que varias veces pudieron oír la risa de Robert alrededor de la casa y los que pasaban cerca de ella incluso llegaron a decir que vieron un pequeño muñeco moviéndose de ventana a ventana. Eventualmente, la familia decidió mudar a Robert al ático, donde estuvo unos cuantos años.

robert-the-haunted-doll-from-kwahs-pr

Cuando sus papás murieron Gene heredó la casa familiar en Florida, Estados Unidos, y para ese momento entonces Robert el muñeco volvió a su antigua pieza. Para ese entonces, Gene trabajaba como artista y según sus vecinos, pasaba la mayor parte de su tiempo pintando en su casa.

Eventualmente Gene se casó y ahí las historias se confunden, algunos cuentan que su esposa murió de locura después de haber encerrado a Robert en el ático y otros dicen que Gene murió con el muñeco a su lado. Hoy día la casa es usada como una posada, mientras que Robert está en un museo en Key West, donde se puede ir a visitar.

Pero el cuento no termina ahí, puesto que la leyenda dice que Robert tiene ahora la costumbre de maldecir a todos los que le toman fotos sin antes pedirle permiso. De hecho, las paredes alrededor de la caja de vidrio donde se encuentra están cubiertas por cartas escritas por la gente a la que ha maldecido, pidiéndole a Robert que los perdone y que les quite el conjuro.

Compartir

7 COMENTARIOS

  1. el final de la historia es calcao a la de anabelle la muñeca, la muñeca que inspiró la película el conjuro. xDDDDD

Comments are closed.