El “arma de los infartos” de la CIA

22shane.xlarge1

Esta es una de esas teorías de conspiración que en realidad resultó ser cierta. Se trata de el arma de los infartos de la CIA, un arma realmente inventada por la agencia entre fines de los 60 y principios de los 70.

El arma fue diseñada para ser irrastreable, y aunque los agentes de la CIA tienen estrictamente prohibido matar a alguien directamente durante alguna de sus misiones de espionaje e inteligencia, esta dispara una bala hecha de hielo, la cual ha sido cubierta con una capa de toxinas capaces de producir un infarto al miocardio en cualquier humano, sin importar su tamaño estado de salud.

Al ser disparada, la bala se derrite sin dejar rastros y aunque en una autopsia se puede revelar la presencia de esa toxina en la sangre, lo cierto es que si alguien muere por un infarto, natural o no, lo más seguro es que no se le realice ninguna autopsia y la herida de entrada de la bala sólo se verá como una picadura de un mosquito o algo así.

La existencia de esta arma fue revelada en 1975 por el senador estadounidense Frank Church ante un comité que investigaba las actividades ilegales de la CIA. No se sabe a ciencia cierta si alguna vez fue usada, pero lo más seguro es que sí.

Las teorías respecto a las personas en las que pudo haber sido utilizada pasan por Andrew Breitbart, un empresario de medios conservadores que se encargó de publicar historias en contra del presidente Obama. En los meses antes de su muerte por un infarto letal a los 43 años – aún estando en buen estado de salud – Breitbart había prometido publicar pruebas de que la presidencia de Obama era ilegítima.

Otros también afirman que el arma de los infartos fue usada para asesinar a Mark Pittman, un periodista financiero que en 2007 predijo la actual recesión económica en el país, la cual fue causada por la burbuja inmobiliaria. Pittman se hizo famoso por demandar a la Reserva Federal por mal uso del dinero de los impuestos y aunque el caso todavía se encuentra en proceso de apelación, Pittman murió en noviembre de 2009 en las mismas condiciones que Breitbart: Mientras caminaba por la vereda de su barrio colapsó por un infarto a los 52 años.

Sean o no estas las reales víctimas del arma, ya el hecho de que exista es lo suficientemente increíble, o sea, por algo fue inventada y quién sabe qué otras “armas” secretas podrían tener en su stock.

¿Qué te parece?

Compartir

6 COMENTARIOS

Comments are closed.