Descubren una tumba de “vampiros” en Polonia

vampire-graves

Un grupo de obreros en Gliwice, Polonia, descubrieron recientemente una tumba con 17 esqueletos decapitados, quienes, según arqueólogos, podrían haber sido vampiros.

Los 17 cuerpos encontrados fueron enterrados utilizando un antiguo método europeo que se supone garantizaba que el vampiro no reviviera: Decapitados, con el cráneo entre las rodillas del esqueleto y una piedra sobre este.

Si bien ahora están de moda, los vampiros eran un miedo frecuente en la Europa del Este de la Edad Media. Además de la crisis económica de la época que volvía a los pobres cada vez más pobres, ciertas figuras emblemáticas como el Príncipe Vlad III, también conocido como Vlad Drácula y famoso por la cruel manera en la que masacró a miles de soldados otomanos, colgándolos públicamente de palos, y la Condesa Elizabeth Báthory de Ecsed, quien torturó y mató a más de 650 niñas para luego bañarse en su sangre buscando mantener su juventud y belleza, los campesinos europeos del siglo 16 eran sumamente propensos a supersticiones.

De esta manera, los vampiros eran para ellos algo muy amenazador y realista, por lo que los arqueólogos encargados de estudiar estos restos se encuentran bastante seguros de que estas 17 personas habrían sido asesinadas bajo estas sospechas.

No sabemos si los vampiros de verdad existen, o existieron, ni tampoco si sus esqueletos son distintos a los humanos, así que el misterio de si aquellos campesinos polacos encargados de la matanza tenían o no verdaderas razones para hacerlo quedará pendiente.

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR