Descubren el secreto de la longevidad en la sangre de una abuelita de 115 años

bf9ab8fd885175bc0ecb418694470a41_article

Hendrikje van Andel-Schipper murió en 2005 a los 115 años, no sin antes donar su cuerpo a la ciencia, y ahora gracias a ello, científicos han descubierto una clave para entender el secreto de la longevidad.

Para cuando murió Hendrikje era la mujer más vieja del planeta, lo que permitió a investigadores de Holanda y Estados Unidos centrarse en el análisis de sus células sanguíneas.

Ya en 2011 los científicos estudiaron el genoma de la abuelita y con la información genética de sus glóbulos blancos comprobaron que durante su vida, sus leucocitos habían experimentado más de 400 cambios. El resultado del estudio fue publicado esta semana en la revista Genome Research.

Tras examinar las alteraciones de los glóbulos blancos donde se dieron las mutaciones, los científicos descubrieron que, en el momento de la muerte “la sangre periférica derivaba de dos únicas células madre hematopoyéticas activas” según señalan.

Para explicar mejor: La médula ósea humana tiene unas 11 mil células madre hematopoyéticas, de las que 1300 se dividen para renovar otras células sanguíneas. Sin embargo, en la sangre de Hendrikje, la mayor parte de las células derivaba de sólo dos de esas células madre.

Según los científicos, esto quiere decir que a medida que envejecemos la reserva de células madre hematopoyéticas disminuye, hasta que todas nuestras células son clones de solo unas pocas células parentales, y que con este conocimiento, estudios pueden continuar realizándose para por fin hallar la manera de alargar la vida a través de la ciencia.

¿Qué te parece?

Compartir

2 COMENTARIOS

  1. Suena interesante, pero que saca uno con alargar la vida mas alla de 100 años? a los 60 o mas se van perdiendo las fuerzas del cuerpo y sin mencionar el problema de sobrepoblación….

Comments are closed.