Cómo deberías protegerte de un ataque nuclear

ku-xlarge

La amenaza de un ataque nuclear está totalmente presente sobre nosotros, es por eso que la gente de iO9 se juntó con un científico atmosférico para que contara cómo podemos protegernos después de un ataque nuclear.

Michael Dillon es un especialista del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en Estados Unidos y ha pasado toda su carrera estudiando cómo los gobiernos deberían de responder a desastres con contaminantes atmosféricos como un accidente químico, una epidemia, o un ataque nuclear, este último para el cual ha creado un plan de supervivencia.

Este plan está dirigido a gente común y corriente, que no tendrá acceso a información sobre direcciones de viento o alcance del desastre. Es un plan que funciona incluso si lo único que sabes es que en tu ciudad cayó una bomba nuclear, y aunque aún sigue siendo bastante teórico, está buen tenerlo en cuenta por si acaso.

Seguro que cuando piensas en un ataque nuclear te imaginas algo así como de película, con muchas bombas atómicas explotando en todo el mundo y destruyendo todo a su paso, pero eso es en las películas, en la realidad, lo más factible es que nos encontremos con bombas que pesan entre una y 10 toneladas, pequeñas comparadas con las bombas lanzadas en Hiroshima y Nagasaki.

Según Dillon, estos eventos serían más de la magnitud de un desastre natural del que tu ciudad puede sobrevivir, a pesar de quedar con graves daños. Algo así como un terremoto, de ese nivel.

En caso de un ataque nuclear, este gráfico te da una idea del radio de daño que una bomba podría causar. Las partes más azules son las más peligrosas. Aquellos a menos de 1 kilómetro de esa zona son los que corren más peligro.
En caso de un ataque nuclear, este gráfico te da una idea del radio de daño que una bomba podría causar. Las partes más azules son las más peligrosas. Aquellos a menos de 1 kilómetro de esa zona son los que corren más peligro.

Lo primero es que si ves un gran resplandor te mantengas lejos de las ventanas, ya que estas se pueden romper mientras estás averiguando qué pasó. Así como los rayos y los truenos, la explosión viaja mucho más lento que la luz.

Lo siguiente por lo que tienes que preocuparte es por los desechos radiactivos, para esto no necesitas un bunker ni nada por el estilo, pero sí tienes que estar al tanto de los tipos de edificios que hay a tu alrededor, los que te pueden resguardar mejor y los que no.

Un refugio adecuado sería uno que esté lo suficientemente cerca de ti como para llegar en menos de 15 minutos caminando o en bicicleta, ya que en un escenario así lo más probable es que no puedas andar en auto por las calles. Después de los primeros 30 minutos de la explosión de la bomba la mayor parte de la radiación se habrá ido y tu mayor preocupación serán los residuos y partículas del tamaño de un grano de arena que caerán a tu alrededor.

Un refugio adecuado en este caso sería un edificio con paredes pesadas y gruesas, algo con paredes y techos de concreto, un subterráneo, un sótano, una estación de metro.

Dillon recomienda esperar a que los servicios de emergencia locales aparezcan para ayudarte e indicarte las mejores rutas de evacuación, pero en caso de que nadie llegue, deberías de esperar entre unas 12 y 24 horas dentro de este refugio antes de salir.

Dado que el peligro más inmediato es el que viene luego del ataque, con partículas radiactivas lo suficientemente pesadas como para caer a tan sólo horas de la explosión, será lo suficientemente seguro para ti el salir después de esas 24 horas iniciales.

Tienes que tener en cuenta que los desechos nucleares no son una sustancia mágica que flota por todas partes, sino que habrá una región física contaminada con partículas de alta radiación, de la cual obviamente te tienes que mantener alejado, pero el resto de las partículas más pequeñas que se quedan en el aire apartado de la zona más peligrosa no van a causarte daños inmediatos, que es lo que estás tratando de evitar apenas cae la bomba.

Además, esta zona inicial de alta radiación se irá reduciendo poco a poco, al igual que la peligrosidad de los desechos.

Al contrario de lo que nuestra cultura popular nos ha llevado a creer, un ataque nuclear sería algo horrible, pero manejable y no el apocalipsis. Así que ahora que tienes los tips para sobrevivir, puedes preocuparte un poquito menos al respecto.

Vía: iO9.

¿Qué te parece?

Compartir

2 COMENTARIOS

Comments are closed.