Causas de la eyaculación precoz

2

La eyaculación precoz es una expulsión súbita de semen, de forma incontrolada, y antes del momento deseado por el varón, que no es capaz de controlar el reflejo eyaculatorio. En ocasiones se produce incluso antes de iniciar la penetración.

Es la disfunción sexual más frecuente en el varón, ya que afecta de manera habitual a casi el 30% de los hombres, y al menos el 70% ha tenido algún episodio de eyaculación precoz a lo largo de su vida. Puede aparecer a cualquier edad.

Si bien, la eyaculación precoz no es una enfermedad, y como tal no se trata, se puede entrenar el control de la misma.

Existen además, varios grados según la gravedad del caso:

  • Grado 1: es el grado menos grave y más fácil de corregir. Está asociado con la ansiedad y un estilo de vida muy estresado. Se trata de hombres que anteriormente tenían buen control sobre su eyaculación.
  • Grado 2: se desarrolla cuando no se supera el grado 1, y la eyaculación precoz se cronifica. Puede tratarse con la ayuda de un profesional mediante terapia sexual.
  • Grado 3: se produce cuando el grado 2 se prolonga demasiado en el tiempo. La eyaculación se produce antes de la penetración o al comienzo de la misma, y los varones que padecen este grado suelen verse muy afectados a nivel psicológico.
  • Grado 4: en este último grado, la eyaculación precoz se convierte en un trastorno crónico que incide sobre todos los aspectos de la vida del paciente. Es necesario ya el tratamiento farmacológico.

Causas psicológicas de la eyaculación precoz:

  • Ansiedad: Un nivel alto de ansiedad precipita la eyaculación y además impide el orgasmo, esta es la razón por la que muchos eyaculadores precoces no sienten placer.
  • Un mal aprendizaje; si los adolescentes fueran conscientes de su respuesta sexual y aprendieran a controlar la eyaculación desde la masturbación podrían prevenirla. Unas primeras masturbaciones o relaciones atropelladas llevan a malos hábitos.
  • Adelanto al fracaso; muchos hombres viven la relación sexual observando sus reacciones, el estado de su pene y la proximidad de la eyaculación, lo que les crea ansiedad.
  • Problemas de pareja; una pareja sexual excesivamente exigente (o la percepción de que lo es) lleva a relaciones con alto nivel de ansiedad.
  • Relaciones centradas en la penetración; cuando el placer de ambos depende únicamente de la penetración hay una excesiva presión en esta práctica.

Causas orgánicas:

  • Problemas de próstata. Infecciones e inflamaciones prostáticas pueden dificultar la percepción de la eyaculación inminente y que sea más complicado de controlar.
  • Excesiva sensibilidad en el pene. Algunos estudios sugieren que hay hombres con el glande excesivamente sensibles, obviamente si esto es así es algo que se percibe no solo en las relaciones sexuales sino que también puede molestar cualquier tipo de roce. Esto es fácilmente evaluado por un urólogo.
  • Fallo en los recaptadores de serotonina
  • Diabetes
  • Tumores cerebrales
  • Epilepsia
  • Consumo de ciertos medicamentos. Como antidepresivos y todos los que contienen ciproheptadina, trifluoperacina, pseudoefedrina, y yohimbina. También se ha observado en hombres que acaban de interrumpir el consumo de opiáceos.

Recuerda que sea cual sea el grado que presente el varón, es imprescindible que lo consulte a su médico, que será quien indique el tratamiento adecuado.

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR