¿Cabello largo? Aquí algunos tips para cuidarlo mejor

El cabello largo, cuando está bien cuidado, es maravilloso. Son montones los peinados que puedes hacerte en él y seguro has pasado tanto tiempo dejándolo crecer que has llegado a apreciarlo muchísimo, razón por la cual se te hace aún más importante el cuidarlo correctamente.

long-hair-2-nggid041459-ngg0dyn-870x0x100-00f0w010c010r110f110r010t010

Pues así como es súper bonito, también es súper delicado, y presenta a veces muchos más problemas que el cabello corto. Por eso, te damos aquí una serie de tips para mantenerlo tan hermoso como deseas:

– Puntas abiertas: Te habrás dado cuenta que uno de los problemas más comunes y más difíciles de resolver del cabello largo son las puntas abiertas. Para resolverlo lo que tienes que hacer es prevenirlas, puesto que en verdad no existe un remedio, más allá de cortarlas, una vez que han aparecido. Despunta tu cabello cada 4 a 6 semanas, y pon en práctica los demás consejos que te damos para evitar que estas sigan apareciendo.

– Nutrición: No se trata solamente de lo que comes – aunque esto influye mucho también – sino también de la nutrición que este necesita para mantenerse sano desde la raíz. Utilizando tratamientos naturales como mascarillas con aguacate, aceite de oliva, huevo, miel y/o mayonesa una vez por semana le otorgarás las proteínas e hidratación que tanto necesita.

Por supuesto, toma mucha agua y cuida lo que comes. El pescado, las nueces y espinacas, por ejemplo, son ricos en Omega 3 que es lo que mantiene tu pelo sedoso y brillante, mientras que las carnes rojas y los vegetales verdes aportan hierro para fortalecerlo…

En total, deberás procurar mantener una alimentación balanceada, que te provea de todos los minerales y vitaminas que necesitas para mantenerte sana, y por ende que tu cabello se vea y sienta mejor.

– El lavado: El pelo largo no debe ser lavado a diario, puesto que esto lo reseca. Utiliza un shampoo sin sales – fíjate que en sus ingredientes no haya sulfatos – como los hipoalergénicos, o incluso el shampoo de bebé, que es mucho más suave y no reseca tu cuero cabelludo.

Así mismo, utiliza acondicionadores sin siliconas, puesto que ellas quedan en tu cabello formando una capa residual que lo debilita y hace ver más opaco.

Si tienes el pelo grasoso, usa un shampoo en seco los días que no lo laves, poco a poco tu pelo se irá acostumbrando a ser lavado con menos frecuencia.

Si no te atreves a dejar tu shampoo o acondicionador, entonces cambia el orden en el que los utilizas: Una vez húmedo, aplica el acondicionador antes que el shampoo y solamente de la mitad de tu pelo hacia las puntas. Enjuaga, y luego aplica el shampoo, únicamente en las raíces.

Trata además de no usar el mismo shampoo más de tres meses seguidos, puesto que tu cabello tiende a ajustarse a los productos haciendo que estos dejen de tener el efecto inicial.

– El secado: Tu pelo está sumamente vulnerable cuando está mojado, así que evita frotarlo con una toalla regular y cámbiala por una súper absorbente, o incluso, una polera vieja de algodón, para envolverlo al salir de la ducha. Esto reducirá el frizz y el quiebre.

Y aunque quizás ya lo sepas, evita lo más posible el uso de la plancha y el secador.

¿Qué otra cosa haces tú para cuidar tu pelo largo?

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR