Asesinos seriales que nunca fueron atrapados

Por cada asesino en serie que es atrapado y ajusticiado por sus crímenes, existen montones más cuyas identidades continúan siendo un misterio. En muchos casos, hay un sospechoso que las autoridades persiguen con ganas, pero no consiguen apresar por la falta de evidencia en su contra y en otros, el asesino pudo haber muerto o estar preso por otro crimen sin que nadie nunca haya hecho la conexión. 

A knife with blood on it-816765

Seguro estás pensando en Jack el Destripador o en el asesino del Zodíaco, pero aquí te presentamos algunos que no fueron tan famosos, pero sí igual de misteriosos:

– “El Piedrero”, India: 

Este fue culpable de al menos 13 asesinatos en Calcuta en 1989. Su primera víctima fue asesinada en junio de ese año, se trataba de un indigente al que le aplastaron la cabeza con una piedra mientras dormía. Durante los siguientes seis meses, 12 indigentes más aparecieron muertos en condiciones similares y la mayoría nunca fue identificado.

Años antes, en 1985, al menos una docena de indigentes fueron asesinados en Bombay de la misma manera, por lo que se sospecha que se trataba del mismo homicida.

Fueron muchos los arrestados e investigados, pero nunca se consiguió la suficiente evidencia para condenar a nadie, a pesar de que los crímenes pararon repentinamente luego de los arrestos, por lo que se cree que uno de los sospechosos pudo haber sido el famoso asesino.

– “El asesino de la I-70”, Maryland, EEUU:

La carretera I-70 entre Maryland y Utah se hizo más conocida por un asesino serial que la usó como escenario de sus crímenes en 1992.

El asesino visitaba negocios al azar cercanos a la carretera y disparaba a los empleados sin ningún atado y a plena luz del día. Para su segundo asesinato, un testigo lo vio saliendo de la parte trasera de una tienda de vestidos de novia en Kansas, después de haberle disparado a dos empleadas, pero aún así dejó ir al hombre que lo vio.

Más adelante, mató a su sexta víctima en un mall de Missouri frente a varios testigos, quienes ofrecieron una descripción acorde a la del testigo de Kansas, pero de repente los asesinatos pararon a pesar de que nunca se encontró al sospechoso.

– “El fantasma de la autopista”, Washington, EEUU:

Por 16 meses a principios de los 70 este asesino mató a seis jóvenes afro americanas, siendo su primera víctima Carol Spinks, de 13 años, quien fue secuestrada mientras caminaba de vuelta a casa, para ser encontrada 6 días después en un terreno cercano a la autopista I-295, violada y estrangulada.

Una víctima más, Darlenia Johnson de 18 años, fue encontrada cerca algunos meses después y tres semanas más tarde, Brenda Crockett de 10 años llamó a su casa un par de veces diciendo que un hombre blanco la tenía encerrada en una casa. Su cuerpo fue descubierto cerca de la autopista algunas horas luego. Dos víctimas más fueron encontradas en los meses siguientes, una con una nota del asesino que decía: “Esto es prueba de mi insensibilidad hacia la gente, especialmente las mujeres”.

En marzo del 77, Robert Elwood Askins fue arrestado por secuestro y violación, y fue considerado un sospechoso en la investigación, mas nunca pudo ser acusado formalmente.

– “Charlie Chop-Off”, Nueva York, EEUU:

En marzo del 72 el cuerpo de un niño afro americano de 8 años fue hallado en una azotea en Manhattan. Este había sido apuñalado 38 veces, y su pene había sido mutilado. Un mes después un niño de 10 años sufrió las mismas heridas, pero logró sobrevivir.

Durante el siguiente año, tres niños de nueve y ocho años fueron encontrados en las mismas condiciones.

La policía arrestó a un hombre en 1974, luego que intentara secuestrar a un niño puertorriqueño, y confesó el asesinato de la última víctima, pero ninguno de los demás. Además, el pequeño sobreviviente no pudo identificarlo como su atacador.

El sospechoso había pasado varias veces por hospitales psiquiátricos y tenía problemas de salud mental por lo que nadie sabía si podía tomar en serio su confesión, e incluso podía haber estado encarcelado durante uno de los homicidios. Sin embargo, puesto que los crímenes pararon después de su arresto, la policía aún cree que se trata del culpable.

¿Qué te parecen estas historias?

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR