Arqueólogos podrían haber encontrado las ruinas del palacio del bíblico Rey David

palacioDavid.jpg_2033098437

Un grupo de arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén, en conjunto con la Autoridad de Antigüedades del país, afirman haber encontrado el palacio del Rey David, el icónico personaje bíblico.

En una zona llamada Khirbet Qeiyafa, un gran complejo fortificado al oeste de Jerusalén, podría hallarse la ciudad fortificada en la que gobernó el gran Rey. Sin embargo, otros expertos no están tan de acuerdo.

Según Yossi Garfinkel, uno de los encargados del descubrimiento, este podría ser el mejor ejemplo expuesto hasta ahora de na ciudad fortificada de la época del Rey David. Tras siete años de excavación, Garfinkel aseguró que su equipo encontró objetos de culto utilizados normalmente por los habitantes de Judea, los súbditos del Rey, y que no fueron hallados rastros de cerdo, alimento prohibido por las reglas de alimentación del judaísmo. Todo esto sería entonces indicio inequívoco de que David y sus descendientes gobernaron en el sitio.

Por su parte, los críticos afirman que este podría haber pertenecido a otros reinos de la zona y que no se ha encontrado ninguna evidencia física definitiva sobre la existencia del rey David.

De por sí, la arqueología bíblica es un ramo sumamente discutido. Los israelíes suelen utilizar los hallazgos arqueológicos para respaldar reclamos históricos sobre sitios también reclamados por los palestinos, como es el caso de la ciudad antigua de Jerusalén. En general, los investigadores no llegan a un acuerdo sobre si las historias bíblicas pueden en verdad ser validadas por restos y ruinas físicas.

Usando el método de datación por carbono, los arqueólogos afirman que la construcción hallada data del siglo X antes de Cristo, época en la que se cree que gobernó el Rey que habría vencido al gigante Goliat. Garfinkel cree que este habría vivido en alguna parte de Jerusalén y sólo visitaría el sitio del hallazgo u otros palacios por períodos cortos.

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR