Algunos errores que cometes cuando te duchas

shower

Quizás eres de las que se bañan varias veces al día, o de pronto eres un poco más floja y sólo lo haces en la mañana o antes de acostarte, pero hay que tener en cuenta que, como todo en la vida, los excesos son malos incluso en la manera y la frecuencia en la que te duchas y de hecho podrías estar dañando tu piel y provocando enfermedades con algunas de tus rutinas de baño:

– Demasiada frecuencia:

Estudios han demostrado que ni siquiera es necesario bañarse todos los días, y aunque no vas a caer en el extremo de hacerlo una vez por semana, sí es importante que aprendas a reconocer cuándo necesitas una ducha y entender que a veces, no todos los días hace falta una.

2. Demasiado jabón:

El jabón está hecho para destruir grasas pero hay que tener en cuenta que nuestra piel está cubierta por un manto lípido que está ahí para protegerla. Los jabones y geles que dicen ser hidratantes primero destruyen esa grasa y luego intentan repara el daño. Lo mejor es no usar el jabón todos los días, sólo agua cuando sea suficiente y pasar el jabón en las áreas de mayor sudoración.

– La temperatura del agua:

El agua demasiado caliente reseca tu piel, lo mejor es que la pongas a una temperatura media.

– Evita usar esponjas:

Las esponjas irritan tu piel, le quitan su protección natural y además por guardar la humedad pueden desarrollar hongos que luego vas a frotar en tu piel desprotegida. Nada bueno. Lo mejor es que si vas a usarlas sea sólo 2 o 3 veces por semana y las pongas a secar al sol luego de cada uso.

¿Qué opinas?

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR