A los constructores de este rascacielos se les olvidó el ascensor

ku-bigpic

El rascacielos Intempo en Benidorm, España, fue diseñado como un símbolo de esperanza y prosperidad, con la idea de enseñarle al resto del mundo que la ciudad estaba escapando a la crisis financiera que azota al país. El único problema es que se les olvidó construir un ascensor que funcione.

Aunque inicialmente se suponía que sería un edificio de 20 pisos, tanto sus desarrolladores como el banco que financia la construcción decidieron aumentar las ganancias que este les podría producir y construir un poco más, hasta llegar a los 47 pisos, que incluirían 269 viviendas. Si bien el diseño original incluía especificaciones para un ascensor que subiera 20 pisos, en el proceso de aumentar la altura a nadie se le ocurrió rediseñar el sistema del elevador, y ahora se han dado cuenta que no tienen el espacio necesario en el edificio para albergar la maquinaria y el motor necesario para poner a funcionar uno que suba tantos pisos.

Ahora resulta que los arquitectos involucrados en el proyecto han renunciado, y todavía no se sabe qué harán los constructores para resolver el problema, aparte de obligar a los ocupantes a tomar las escaleras.

Compartir

4 COMENTARIOS

Comments are closed.