5 Signos de que no estás usando la talla de sostén correcta

enhanced-2713-1391182496-7

Esto de no saber qué talla de sostén se tiene es mucho más común de lo que una llega a pensar, y aunque desde hace años te hayan dicho que eres equis talla, ello no significa que sea verdad. Pero ¿Cómo saber si estás usando la talla equivocada? Aquí te dejamos unos tips muy simples:

1. Te sientes incómoda:

Es el indicio más obvio: Si sientes que los tirantes se te incrustan en los hombros, puede ser porque la copa sea demasiado pequeña, lo mismo si los aros te hieren o se te desbordan las pechugas.

También puede que sientas que las copas se amontonan, esto quiere decir que la que estás usando es muy grande, o que tienes un bulto en la espalda (la banda es muy pequeña) y así.

Un sostén mal usado te puede provocar hasta dolores de espalda, cuello u hombros, por lo que lo más importante es que te sientas verdaderamente cómoda con el que llevas puesto.

2. Nunca te han medido profesionalmente:

En Chile puede ser difícil de conseguir un sitio donde te puedan medir correctamente, por lo general esta opción no se encuentra sino en tiendas especializadas en sostenes o lencería. Pero no importa,  porque tú también puedes medirte en casa tú misma, con tablas como esta o como el video que te dejamos a continuación:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=bEsBWqJsdVs[/youtube]

3. Lavas tus sostenes en la lavadora:

Meter tus sostenes a la lavadora puede deformar su forma original, lo que significa que, aún si estás usando la talla correcta, esta puede cambiar después de varias lavadas.

Tómate el tiempo para lavarlos a mano, en especial si son de encaje, pero si te da demasiada lata y sólo piensas usar la lavadora, entonces guárdalos en una bolsa especial para lencería primero y usa el modo de agua fría/delicados. Eso sí, ni se te ocurra meterlos a la secadora, si quieres que duren mejor deja que se sequen al sol.

4. Has usado el mismo por mucho tiempo:

Incluso si son de la talla correcta, los sostenes se desgastan con el tiempo. Pregúntate a ti misma y revisa: ¿Se ha empezado a estirar o rasgar el encaje o la tela en tu sostén? ¿Sus tiros se mantienen en la misma longitud sin estirarse? ¿La banda que va alrededor de tus costillas se siente estirada? ¿Has ganado o perdido peso recientemente lo suficiente como para que el tamaño de tus pechos haya cambiado? ¿Las copas han empezado a mostrar signos de arrugamiento o ahuecado? ¿Notas algún bulto en el área de tus senos cuando te pones poleras o ropa ajustada? ¿Sientes dolor o incomodidad en tus hombros o espalda cuando lo usas?.

Si la respuesta a alguna de esas preguntas es sí, entonces tienes que ir a comprar uno nuevo.

5. No estás satisfecha con el tamaño de tus senos y/o su apariencia:

Usar la talla incorrecta puede hacer que se te vean más grandes o más chicas de lo que realmente son. Tus senos no deberían salirse del sostén y, a menos que estés usando un push up, la idea no es que te puedas tocar las pechugas con la barbilla.

¿Qué te han parecido estos tips?

Compartir

SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR