3 Leyendas urbanas que resultaron ser reales

ku-xlarge

Lo maravilloso de las leyendas urbanas es que en verdad no sabes al 100% si son ciertas o no, y aquí te contamos tres que sí son de verdad:

El cadáver bajo el colchón:

under-the-bed

La leyenda: Una pareja llega a un hotel para pasar la noche y empiezan a sentir un olor asqueroso en su habitación. Llaman a la recepción para quejarse y alguien descubre que el olor viene de la cama.

El personal saca entonces el colchón y descubren que la pareja ha estado durmiendo sobre el cuerpo en descomposición de una chica que fue escondido dentro del box spring.

La verdad:

Esto pasó en varias ciudades de Estados Unidos, aparentemente, debajo de la cama es un buen lugar para esconder un cadáver.

Lo peor, es que en casi todas las historias la gente que encontró los cuerpos ha dormido parte o toda la noche sobre el cadáver antes de darse cuenta que estaba ahí.

La momia de mentira

mummy1

La leyenda: En una atracción de un parque de diversiones, se descubrió que una de las decoraciones no estaba hecha de papel maché sino de piel humana y huesos. Todos los niños en la casa embrujada habían estado riéndose de un cuerpo humano momificado.

La verdad:

En 1976, un equipo de filmación del programa El Hombre Nuclear estaba preparando todo para filmar en una casa embrujada del parque de diversiones Nu-Pike en Long Beach, Estados Unidos. Cuando estaban moviendo una de las decoraciones, un hombre colgado, para ser exactos, accidentalmente le rompieron el brazo y descubrieron huesos humanos dentro.

Pero la historia se pone aún más rara. El cuerpo era en verdad el cadáver de Elmer McCurdy, un famoso ladrón de trenes asesinado en 1911. McCurdy fue embalsamado en la funeraria local, pero la persona que lo hizo aparentemente estaba tan satisfecho con su trabajo que lo dejó colocado en la funeraria como evidencia de sus habilidades.

Después de varios años en exhibición, los hermanos del muerto reclamaron la momia, pero resultó que en verdad no eran sus hermanos sino dueños de un parque de diversiones, quienes lo llevaron a recorrer todo el país como parte de distintas casas embrujadas hasta que terminó en Long Beach.

Enterrado vivo

buried-alive_AB

La leyenda: Alguien es enterrado vivo y se descubren luego las marcas de arañazos en la tapa del ataúd, junto con otras señales desesperadas de intentos de escape.

La verdad:

Esto no sólo pasó una, sino muchas veces. En el siglo 19, William Tebb intentó compilar todas las instancias de “entierros prematuros” por causas médicas. Consiguió descubrir 219 casos en el Reino Unido, una docena de los cuales en los que la persona había sido embalsamada viva.

De hecho, en la época era tan común el miedo a ser enterrado vivo, que muchos ataúdes incluían una campana para que el no muerto indicara a los demás que no era su hora todavía.

¿Qué te parece?

Compartir

1 COMENTARIO

Comments are closed.